Colegota

Dic 022015
 

Buenas,

todo lo que vengo publicando estos días transcurre en realidad por lo que son los valles centrales de Oaxaca, pero es que le tenía que dar un título a esta serie.

Comencemos por el árbol de El Tule. El árbol más gordo ancho del mundo certificado por el Libro Guiness de las cervezas.

Aunque donde hay que apreciarlo es en el tronco, 58m. de circunferencia. Una pena no poder acercarse más para la comparativa. Yo creo que me favorece.

Otra cosa que crece por estos valles son los talleres de artesanía y el amor por Frida Khalo.

Y si de florecer hablamos, no digamos de los cultivos del magüey y sus correspondientes mezcalerías. Tienes que probarlos todos y además de los de la foto tienen con todas las frutas y frutos del mundo. ¡Un sinvivir!

Pero ya lo dice el refrán:

La verdad es que estaban muy ricos y son lugares donde se hace de manera artesanal todavía. Estaba dispuesto a comprar cuando me recordaron la estúpida norma de que no puedes subir líquidos en los aviones si no los has comprado en el aeropuerto (sic).

Dejamos los valles por un momento y ascendemos por la Sierra Madre.

Llegando a Hierve el Agua. Un conjunto de piscinas y cascadas de cal petrificada formadas por la alta concentración en el agua y el tiempo, mucho tiempo.

Unos kilómetros y una comida más allá, llegamos a Mitla. La ciudad que ocupó el lugar de Monte Albán tras el ocaso de esta.

Los pocos edificios que quedan muestran un gran conocimiento de la arquitectura y de otras técnicas y saberes.

Aquí hay unos cactus cuyas espinas se te clavan y circula la savia de la planta que te adormece y luego te hace ver cosas raras.

Por último, ya camino de vuelta, una pintura rupestre datada en unos 12.000 años. Parece que la cueva que se ve colapsó y quedó al descubierto.

Y eso es todo por hoy.

Saludos,
Colegota

Nov 292015
 

Buenas,

Monte Albán es el sitio arqueológico más importante de Oaxaca. El nombre le viene que ni pintado porque está en lo alto de un cerro en medio de un gran valle desde donde se domina todo.

Para que os hagáis mejor a la idea de como es, este gráfico muestra la distribución del lugar. Todo con orientación norte sur, salvo el observatorio que se aprecia con un giro de 45º respecto al resto.

Dado lo que suele quedar de estas construcciones, parece que las escaleras no llevasen a ninguna parte, pero en la parte superior solían estar los templos. Imaginároslos con sus columnas y su techo.

Aquí al menos queda algo de las columnas y las paredes.
En ambas fotos se puede apreciar cómo se controla todo el panorama del valle desde el sitio.

Un intento de ver casi todo junto.

Aquí el patio hundido, probablemente para celebrar ceremonias relacionadas con el inframundo, que esta gente era muy bestia.

Escaleras, escaleras, escaleras ¿Os imagináis estar subiendo y bajando todo el día?

Esta estela es un instrumento astronómico, está orientada de forma que la sombra marca los solsticios. Ahora alargada a punto de alcanzar el de invierno.

A estas otras les llaman de los danzantes, la mayoría "de buen año" y con labios gruesos.

Pero a mi este me parece la versión local del "¡Que te pego, leshe!".
 

¿Bajamos?

Más estelas. Eso que parece brotar de algunas partes es sangre. Insisto en que eran muy bruticos.

El juego de pelota. Seguro que no quedaban por guasá.

Y un par de estelas más para demostrar que el lema de esta gente era: ¡Antes extinguido que sencillo!

Un placer estar de nuevo con ustedes.

Saludos,
Colegota
(el contador de historias)

Nov 282015
 

Buenas,

establecido en Oaxaca por unos días hoy he ido a visitar un par de pueblecitos. El primero, Ocotlán, que el viernes tiene mercado o día de plaza, que dicen por aquí.

El mercado es puramente local para las personas del pueblo y sus alrededores, por lo que más se encuentra son productos de primera necesidad.

Las lonas cumplen su función aunque en cierto modo se pierde un poco de autenticidad, pero es que aquí debe hacer calor del bueno de vez en cuando.

Todas las calles alrededor de la plaza se llenan de hileras de puestecitos que crean un laberinto y sus atascos. También hay un mercado interior permanente y tan pronto estás fuera como dentro simplemente dejándote llevar. En el interior hay, como es común en México, una zona para comedores.

Cuando son fotos muy directas al puesto, siempre pido permiso y casi siempre lo conceden e incluso posan.

Las señoras suelen ser más tímidas y miran para otro lado.

Las variedades de productos tanto vegetales como animales son infinitas.

Y bollos y similares.

Sin olvidarnos de los famosos chapulinesJi, ji, ji

Vamos, todo lo que se espera encontrar en un mercado.

El artista local Rodolfo Morales es famoso por sus murales. Aquí uno que no se aprecia lo bien que quisiera por la poca luz ambiente.

También tiene su iglesia…

Que por dentro no está mal tampoco.

Esto no es que os esté tomando el pelo y me haya ido a Calatayud a ver a la Dolores, es que hay un militar famoso aquí con ese apellido y por todas las ciudades tiene calles y avenidas, además de dar nombre a otras. Así que tarde o temprano tenía que caer esta foto.  Ejem...

De ahí me he ido al pueblo de San Martín Tilcajete (me pillaba de paso) que es famoso por ser uno de los lugares donde se fabrican los alebrijes.

A partir de madera de copal, los artesanos buscan las formas en la misma madera y a base de cuchillo y machete van dando forma a figuras generalmente imaginarias que solo existen cuando las crean. Y aunque cada artesano tiene sus especialidades, la forma original de la madera y la de trabajarlos los hace únicos.

Tras semanas o meses de trabajo, el resultado puede ser como estos simpáticos dragoncitos.

Saludos,
Colegota

Nov 262015
 

Buenas,

las primeras horas en Guanajuato las necesitas para cambiarte el chip. Es habitual encontrar ciudades con rincones cuidados y pintorescos, pero en este caso no hay rincón que no tenga su detalle.

La apariencia exterior es esta, una ciudad de juguete.

Una pano para dar una idea más general.

Y además hay detalles que rayan la irrealidad. Está una una caldera aprovechando las laderas de las montañas y como todo es tan angosto, la han surcado de túneles y calles subterráneas.

Fijaos en las ventanas.

Desde arriba se aprecia como han ido construyendo las casas según pasaban por allí.

Y de paso las iban pintando con el color que había ese día.

Ya de paso os cuento que ese edificio es la Alhóndiga de Granaditas. Un almacén donde se refugiaron los leales a la corona española (en aquel momento Pepe Botella) y que no había forma de sacarlos.

Pero un minero apodado Pipila porque tenía muchas pecas, se ató una piedra a la espalda a modo de escudo contra las balas y llegó hasta la puerta que roció con brea y le prendió fuego.
A los de dentro les dieron pal pelo y al Pipila le hicieron un monumento desde donde están tomadas estas fotos.

Ya desde abajo, que esta página se llama la Tierra vista desde el Suelo y a veces se me olvida, un simpático mercado con fama de ser caro, pero que queda muy bien en las fotos.

Y el callejear por aquí ya os lo podéis imaginar, un auténtico placer.

Hasta llegar al sumun, en este rincón que al menos aprovecharon los vecinos para darse besos o el turismo para crear una leyenda y vender un poco más. Con ustedes, el Callejón del Beso.  Plas, plas

Saludos,
Colegota