Oct 132006
 

Buenas,

sigo con mi serie sobre Bhamo (Myanmar) pero esta vez mis dedos están un poco vagos, ;)por lo que la descripción principal os la voy a dar en audio.  :O

Algunos días durante el viaje, al llegar la tarde me dedicaba tras ver las fotos en el Pocket PC, a grabar la narración de lo que había visto y vivido durante el día.
El ruido de fondo a que hace referencia es del generador de electricidad del hotel y se hace patente cada vez que dejo de hablar, por lo que la grabación queda algo cutrecilla. Para paliarlo un poco he añadido como música de fondo el tema “Fotos”, cortesía de Likuids.com.

Podéis escucharlo en Ogg y mp3:
El día del elefante (Ogg, 10,5 Mb)
El día del elefante (mp3, 17,5 Mb)

Y la narración se corresponde con las siguientes fotos.

Novicias pidiendo comida en la mañana.

 

La vida a orillas del Ayeyarwady.

Las consecuencias de remontar un río caudaloso…

Y por fin, los elefantes.

Ya sabéis, “Radio MapaMundi – Los viajes sonados”. Smiley

Saludos,
Colegota

Oct 142006
 

Buenas,

espero que no os canse mucho el culebrón sobre Bhamo, porque todavía queda más. 😉
Como ya he comentado, pasé varios días ahí que dieron para mucho. Tras las excursiones con el guía, me dispuse a recorrer los alrededores por mi cuenta. En esta ocasión, el gerente del hotel había conseguido convencerme de que alquilase una bici y de que encontraría una de mi tamaño. Solo consiguieron convencerme otra vez en todo el viaje. 🙂

Podéis escucharlo en Ogg y mp3:
Alrededores de Bhamo en bici (Ogg, 6,8 Mb)
Alrededores de Bhamo en bici (mp3, 12,1 Mb)

La  música de fondo es el tema “Fotos”, cortesía de Likuids.com.

Y el relato con fotos.

Buscaba las ruinas de Sampanago, la antigua ciudad que dió origen a Bhamo. En el hotel me habían dado un plano y por algunos relatos de viajeros que la situaban tras pasar un puente de madera que sí que venía indicado “aproximadamente” en el plano. No conseguí localizar ni el puente. Pregunté varias veces y acabé saliendo por una carretera hasta que fueron desapareciendo las hileras de casas y el paisaje estaba dominado por los arrozales.
Tras medio entender con unos militares que el lugar al que realmente se iba por esa carretera estaba a 16 millas, lo que lo descartaba como lo que yo iba buscando, decidí dar media vuelta y volver poco a poco haciendo fotos y disfrutando del lugar.


Camera
Canon PowerShot A510
Focal Length
23.1875mm
Aperture
f/5.5
Exposure
1/1000s

 

A la vuelta me resultó más fácil llegar a la pagoda Shwe Kyina. Asientos colocados alrededor del tronco de los árboles junto a la entrada proporcionan la ocasión para descansar y presenciar la vida cotidiana.

La pagoda, a pesar de estar realizada con materiales más humildes que los de otras grandes ciudades, es muy atractiva e interesante.
El único problema es el suelo. Como en los recintos sagrados hay que ir descalzo, mis pies de urbanita no están muy preparados para las zonas con caminos de tierra y sobre todo, pisar el cemento caliente por el sol de mediodía.

Una de las curiosidades que contiene es esta especie de maqueta en la que se puede apreciar una reproducción de la famosa “Roca dorada” que se encuentra al sur del país.

Y dejando la búsqueda de Sampanago para otro día regresé al hotel. Porque eso será otra historia…

Saludos,
Colegota

Oct 142006
 

Buenas,

Bhamo es uno de esos sitios a los que he ido y luego me costaba marcharme. Cinco noches en la misma cama, mi record personal.  🙂 Tiene un montón de sitios para ver y pasear por los alrededores. Pero lo primero que te llama la atención es el pueblo en sí. Como sacado de un cuento de hadas, pero en medio de la selva a orillas del Ayeyarwady.

Casas de madera, principalmente muy oscura, de teca. Y de repente vuelves una esquina y te encuentras con un puente colgante. Es difícil imaginar semejante barranco en un pueblo pequeño.

Camera
Canon PowerShot A510
Focal Length
5.8125mm
Aperture
f/2.6
Exposure
1/1000s

Pero doblas otra esquina y te encuentras un monasterio lleno de colorido.

 

Esta es la calle que linda con el río. La tranquilidad y la curiosidad de los habitantes ante el extranjero ese tan raro y largo que pasea hoy Wink se entremezclan con los “árboles de la lluvia” cuya sombra resulta imprescindible con frecuencia.

En Myanmar los árboles predominan en las zonas urbanas y escasean en los alrededores que son aprovechados para cultivos.

El transporte público habitual es en coches de caballos (aunque tal vez debiéramos decir “de caballo”) junto a los triciclos. Si bien estos últimos tienen algunas cuestas incómodas.

Trataba de aprovechar la figura de esta señora para incluirla en la foto y mientras esperaba que llegase al punto ideal, alguien le informaba “que estaba estorbando para la foto” pensando que yo solo quería sacar el edificio, por lo que terminó por agacharse.

Y para terminar por ahora os dejo con la torre del reloj. Algo muy típico en Myanmar que era azul cuando llegué, pero que los que vayan después la encontrarán de color beige.

Al fondo a la izquierda vive el señor Sein Wein. Una persona estupenda y guía del que ya os hablaré.

Saludos,
Colegota

Oct 152006
 

Buenas,

tranquilos que esta es la última serie sobre Bhamo. 🙂
Tras la infructuosa búsqueda de las ruinas y del puente el día anterior, y sobre todo de la paliza de pedalear encogido, decidí intentarlo a pie. Son buenos caminos para ello. Pocas cuestas y con casas y gente a los lados que te animan el recorrido. Llegué hasta la pagoda del día anterior y la rodeé para tratar de encontrar otros caminos…

Podéis escucharlo en Ogg y mp3:
Alrededores de Bhamo a pie (Ogg, 6,1 Mb)
Alrededores de Bhamo a pie (mp3, 11,1 Mb)

La  música de fondo es el tema “Fotos”, cortesía de Likuids.com.

Cuando ves la pagoda por detrás, a través de la maleza, da la impresión de estar metido en una película de aventuras que a saber lo que va a aparecer…

 

Los caminos que la rodean y que se bifurcan, atraviesan aldeas y la gente te va saludando desde sus casas o simplemente te sonrie. Tras algunas vueltas, llegué a esta con los caminos más anchos y una gran explanada donde había un improvisado campo de fútbol.

Allí me senté un rato mientras descansaba y veía jugar a unos niños que simulaban ignorarme. Después salió un grupo de la aldea que al parecer de camino, se sentaron conmigo “a sonreir un rato”. Luego me hicieron señas como que todos iban a algún sitio por el camino que atravesaba y que fuera. Estuve un rato más en el banco y luego seguí por donde habían ido y los encontré trabajando en la mejora de los caminos. Curiosamente el que más insistió en que les hiciese esta foto es el que se puso de espaldas.

Más al fondo parecía haber llegado la hora de la comida y el enorme árbol de la lluvia era el sitio ideal para hacerlo a la sombra.

Mientras tanto otros seguían trabajando. Bueno, las adolescentes intentaban practicar Inglés conmigo pero para cosas como de dónde era y preguntas similares. El puente puede que estuviera siguiendo ese camino, pero ya había caminado mucho y el sol apretaba, por lo que decidí volver.

Bueno, antes de volver, se puede aprovechar para sacar unas postalitas…  Grin

Y la verdad, eso de caminar está bien, pero conforme avanza el día el calor te hace sudar la gota gorda y empapar camisetas en climas tropicales. Así que una buena solución es coger el taxi típico del lugar. Un coche de caballos. Smiley

Así el regreso se hace más liviano.

Saludos,
Colegota